domingo, 23 de enero de 2011

Kv-2: Relato de Guerra

Una historia de las muchas que sucedieron en la operación Barba Roja, el hecho se sitúa cerca de Lydaverai, en la carretera que lleva a Leningrado. Todo sucedió cuando la 2ª división de carros de combate soviética se retiro del campo de batalla  en torno a skaudvilye a mediodía, y fue a encontrarse con el 12º Cuerpo  Mecanizado al norte de Rasyeinyia. Por entonces a la división casi no le quedaba combustible y munición, y muchos de los carros más viejos estaban en malas condiciones mecánicas a causa de una marcha forzada.
La división llego a los campos situados sobre el rió Dubissa, pero fue amenazada por el avance de la 6ª división Panzer, que ya había ocupado Rasyeinyia y poseía como mínimo dos cabezas de puente al otro lado del rió Dubissa. Estas cabezas de puente fueron atacadas y el general Solyalyankin envió un solo KV-2 y algunos soldados de infantería más allá de las posiciones alemanas  sobre el rió, para cortar sus conexiones por carretera con el resto de la 6ªSDivisión Panzer, en Rasyeinyia.

Había un batallón de PzKpfw 35(t) en la cabeza del puente septentrional, cerca de Lydaverai, y otro batallón rió abajo. Por la tarde del 23 de julio, el batallón de Lydaverai se dio cuenta de que había sido copado, y envió algunos cañones contra carro del Pz.Jg.Abt.41 y obuses de 105 mm del 76º Regimiento de artillería para cubrir su flanco meridional por si los soviéticos intentaban atacarles desde atrás. A la mañana siguiente, una columna de de socorro desde Rasyeinyia intento enlazar con el batallón alemán aislado, pero sus 12 camiones fueron rápidamente destruidos por el Kv-2 enviado el día anterior, se había situado en el cruce de carreteras que llevaba a las dos cabezas de puente, desde esta posición estratégica los tripulantes del carro y la infantería que les acompañaba podían controlar los movimientos de la zona así como estrangular cualquier intento de ayuda que se enviase a las cabezas de puente. Tras varios intentos por parte de los alemanes, la situación seguía igual, y cada vez más precaria para el batallón de la cabeza de puente.

Los ataques contra el batallón aislado eran intensos, y el cañón de 37 mm del PzKpfw 35(t) era como una cerbatana contra los Kv. Solo los obuses de 105 mm de la artillería tenían algún efecto sobres los carros soviéticos. La situación se hizo tan critica que la 6ª división Panzer tuvo que pedir  a la 1ª división Panzer, al oeste, que iniciase ataques contra el flanco soviético.

Por la tarde, una batería de flamantes cañones contra carro Pak 38 de 50 mm fue cuidadosamente trasladada hacia el Kv que cerraba el cruce de carreteras. El cañón de cabeza solo estaba a 550 m cuando empezó a disparar y fue seguido al instante por los demás; El Kv-2 ni se inmuto lo más mínimo al recibir el impacto directo, ni por los otros 6 proyectiles lanzados en rápida sucesión por el resto de los cañones. La torre del Kv se giro y apunto a la primera pieza alemana, la destruyo siguió y destruyo  o inutilizo el resto de los cañones poniendo a los alemanes en fuga. Entretanto, un cañón de 88 mm del Flak.Abt.298 fue sigilosamente retirado de su emplazamiento en  Rasyeinyia y mimetizado con ramas. El semioruga que lo trasladaba se movió sigilosamente por detrás de los camiones destruidos para ocultarse; por fin; los servidores se bajaron apresuradamente y montaron el cañón. La actividad había sido detectada por los observadores soviéticos del Kv y cuando el “88” estaba a 900m de distancia, el tirador soviético lo destruyo. A su vez las partidas de socorro fueron mantenidas a raya con el fuego de ametralladora. 


Aquella noche, una escuadra del Pz.Pioniere Bn. 57 se arrastro hasta el kv, colocó coloco una carga doble de explosivos contra el caso y la hizo detonar, solo para agachar la cabeza cuando la tripulación del Kv y los supervivientes de la infantería, rociaron la zona con fuego de ametralladora. Un miembro de la escuadra se aproximo al vehículo y descubrió que la carga solo había roto la oruga y desgarrado el guardabarros, sin causar ningún daño en el blindaje. Coloco una segunda carga en el tubo del cañón, pero causo efectos insignificantes.
Mientras esto ocurría la mayor batalla de carros de la zona de denigrado estaba teniendo lugar al norte, donde los Kv estaban arrollando a los tanques alemanes que no tenían suficiente poder para penetrar su blindaje, solo se les pudo detener a una distancia de 30 m con proyectiles especiales (Pzgr 40).

Cuando la batalla concluyo una escuadra de PzKpfw 35(t) pudo ser enviada a la zona donde el solitario Kv-2 mantenía en jaque al ejercito alemán. Estos carros alemanes abrieron fuego contra el Kv que no era dañado, pero esta operación era de distracción, ya que otra pieza de 88 mm era llevada a la zona. Cuando estuvo en posición hizo fuego, consiguiendo que seis disparos dieran en el carro soviético, las tripulaciones de los carros alemanes desmontaron para acercarse al Kv, el cual ni siquiera había ardido. Al llegar al carro se horrorizaron al ver que solo uno de los seis impactos había conseguido penetrar en el carro. Había muescas de los cañones de 50 mm pero ni rastro de los proyectiles de 37 mm con los que habían disparado multitud de veces al Kv-2. Mientras un par de alemanes trepaban por la torre del carro esta ¡empezó a moverse de nuevo!. Un zapador que les había acompañado tuvo la rapidez de arrojar un par de granadas por los agujeros que había causado el 88 poniendo punto final al impedimento que bloqueo el cruce de caminos.

Un solo Kv había conseguido demorar el avance del 4º panzer Gruppe sobre leningrado, obligando a la 1ª división Panzer a desviarse de su rápido empujón para ayudar a la 6ª División Panzer, evitando la destrucción del 2ª división de carros de combate, aunque solo fuese por un día.

1 comentario:

  1. Magnífico el Klimenti Voroshilov y con un cañón de 155mm

    ResponderEliminar